26 septiembre 2016

San José de La Montaña, “sterrato” al cielo boyacense

Altimetría, texto y fotografías: Alexander Carreño

En el páramo, llegando al alto de San José de La Montaña
Este inédito puerto está ubicado sobre la cordillera oriental, en el departamento de Boyacá. Inicia a unas cuadras de la plaza principal del municipio de Belén y toma la carretera que conduce hacia las veredas de San José y Carrizales y el municipio de El Encino en los límites con Santander. Tiene una distancia de 14.5 kilómetros en los que se ascienden 1100 metros a una pendiente promedio del 7.6% hasta llegar a unos helados 3760 metros de altitud, siendo este puerto uno de los más elevados del departamento.

Una importante característica de este alto es que la carretera no se encuentra pavimentada y lo más sensato sería ascenderlo en bici de montaña. Sin embargo, por las condiciones favorables de la vía, decidimos intentarlo con la de ruta; pero usando llantas de 28c, que al ser más anchas y usar menor presión (90 psi) permite rodar con baja vibración y con poca probabilidad de tener pinchazos.

20 mayo 2016

Recorrido alternativo a la Vuelta a Colombia 2016

El próximo lunes 13 de junio, con la disputa de una contrarreloj individual de 10.5 kilómetros, partirá de Cartagena la 66ª edición de la Vuelta a Colombia. Constará de 13 etapas y un día de descanso y finalizará en Tunja el día 26. En total la Vuelta a Colombia 2016 recorrerá 1688.7 kilómetros visitando 12 departamentos. En nuestra opinión (y en la de muchos aficionados) el recorrido oficial definitivo es tan malo y repetitivo, está todo tan visto, que solo nos deja sensaciones de déjà vu. Para no extendernos en frases ya utilizadas en anteriores ediciones podemos resumir nuestras críticas en dos detalles: de las 11 etapas en línea hasta 8 de ellas tienen kilometrajes de categorías inferiores, indignos de una carrera en ruta profesional. A pesar de los 6 finales en alto no hay ninguna etapa de verdadera alta montaña.

09 abril 2016

Cerro Gualí, el techo de Colombia

Imponente el volcán Nevado del Ruiz
El Páramo de Letras es un puerto eterno. Por cualquiera de las dos vertientes que se suba, bien sea viniendo del río Magdalena o del río Cauca. Pero la cereza que le faltaba al pastel es el Cerro Gualí. Estamos hablando de la carretera pavimentada de mayor altitud de Colombia, pues llega hasta unos impresionantes 4057 metros sobre el nivel del mar.

La subida comienza a las afueras de Manizales, en dirección a Mariquita y Honda. La carretera sufrió algunas modificaciones desde que la subimos en la anterior ocasión para realizar la altimetría y el reporte de Letras por su vertiente occidental. Ahora es ligeramente más corta y de mayor pendiente media. Culpa de varios de los puentes de nueva construcción que recortan las amplias vaguadas de la carretera antigua. Al llegar a la primera de las dos últimas herraduras de esta vertiente de Letras (kilómetro 27 de la altimetría) tomamos el desvío en dirección al Nevado del Ruiz. Un inconfundible kiosco redondo a un costado de la curva, donde se puede merendar al final de la aventura una aguapanela con queso, nos indica el inicio del apéndice de 11 kilómetros de la escalada hacia el cerro Gualí. Igual es fácil no perderse, porque en la carretera señalan de lado y lado el desvío hacia la entrada al Parque Nacional Natural de Los Nevados.

03 abril 2016

Altimetrías del departamento de Santander

El ascenso completo a Las Zetas visto desde el alto de Zapatoca
De regreso de Zapatoca hacia Girón, poco después de cruzar el río Sogamoso debemos subir un escénico alto conocido como Alto de Las Zetas. La razón de este sonoro nombre la tienen las 15 curvas de herradura que hay que superar en sus 5.8 kilómetros. A pesar de su corta longitud se trata de un duro alto de 2ª Categoría. Por culpa del calor y la humedad de la zona la exigencia a la hora de ascenderlo en bicicleta es aún mayor de la que nos indica la altimetría.

01 abril 2016

Trampas y artimañas en el ciclismo

Démare entrando pletórico en la línea de meta de Sanremo
Hace unos días, nada más finalizar la Milán-Sanremo, saltó la alarma en el mundo del ciclismo ante una posible irregularidad por parte del embalador francés Arnaud Démare y su equipo al subir La Cipressa remolcado en el coche de su director (según afirmaron en meta varios ciclistas italianos) y alcanzar poco después al lote principal antes de la decisiva subida al Poggio. Con el consiguiente ahorro del esfuerzo que le hubiera supuesto, en vez de tratar de hacerlo por sus propias piernas. Ahorro que a la postre le pudo servir para proclamarse vencedor en el sprint final de la prestigiosa clásica.

Ante la falta de pruebas contundentes nadie sabe con certeza qué es lo que verdaderamente ocurrió en La Cipressa con Démare. Pero no extraña lo más mínimo que estas situaciones anti-reglamentarias más o menos graves se den en las carreras. Porque la histórica tradición de las trampas, artimañas y argucias de todo tipo en el ciclismo viene desde los mismos orígenes de este deporte como competencia.

25 marzo 2016

Zapatoca, el gigante aislado

Curvas de herradura en los primeros kilómetros de Zapatoca
Zapatoca es el típico pueblo santandereano, colgado de la montaña sobre el cañón del río Sogamoso; muy cerca de la confluencia de los bellos e imponentes cones del Chicamocha y Río Suarez. El ascenso comienza nada más cruzar el puente de reciente construcción sobre el mismo río Sogamoso, viniendo desde Girón. En todo el recorrido no existe ninguna sombra que nos resguarde de las inclemencias del astro sol. Por lo que recomendamos comenzar a ascenderlo a primera hora del día.

La longitud, el desnivel y la sucesión de curvas de herradura a superar en esta subida nos recuerdan al Alpe d’Huez. Sobre todo en los primeros 4 kilómetros, cuyo pavimento es bastante rizado, lo que hace que las pendientes por encima del 9% se sientan aun más duras. Luego ya no mantiene la continuidad en la dureza que sí tiene la subida alpina. Aunque en el kilómetro 10 de repente nos tropezamos con un tramo de 700 metros arriba del 11% y con picos del 15% y 16% que se hace eterno. De todos modos podemos afirmar con toda seguridad que el alto de Zapatoca supera en exigencia a la mítica subida del Tour de Francia. Por lo descarnado del pavimento, cuyo rozamiento agarra las corazas de las ruedas como si tuviera pegante; y sobre todo por el asfixiante calor húmedo que debemos padecer para coronarlo.

18 febrero 2016

Caramanta, un pueblo encaramado en las montañas antioqueñas

Iglesia y calles de Caramanta
El ascenso al pueblo de Caramanta es la típica subida colombiana: larga y sin grandes pendientes, salvo algún trecho alrededor de las calles de un pueblo situado en medio de la cuesta. Pero que poco a poco van minando las energías de los que las ascendemos montados en nuestras bicis, hasta el punto de agradecer cuando todo finaliza.

Empezamos el ascenso tras dejar atras La Pintada, muy cerca del río Cauca, por lo que el calor es bastante húmedo. La carretera es angosta en todo momento. La pendiente es suave, apenas supera el 5%; pero como no ganamos altura continuamos en medio de un calor sofocante. Algunas sombras son de agradecer. Luego de un kilómetro de descanso la cuesta ya se pone sobre el 6% y en algunos tramos, muy pocos, supera el 10%. Aunque no parece mucha pendiente, saber que lo que queda es bastante largo hace que uno no trate de abusar de sus sensaciones. En el kilómetro 9 atravesamos el municipio de Valparaíso en medio de una dura rampa continuada al 13%. Más arriba la pendiente supera el 7% en una seguidilla de amplias curvas de herradura. Ahora ya no sentimos el calor abrasador del inicio y la altura ganada nos permite contemplar el amplio paisaje del valle alrededor del río Cauca. Las cordilleras colombianas son hermosas.

29 enero 2016

Alto de Chivatá, recordando a Las Hinojosas

Altimetría, texto y fotografías: Alexander Carreño

Amplios paisajes boyacenses desde muy cerca de la cima
Chivatá es una palabra indígena que traducida al castellano significa “nuestra labranza”. Es un pequeño municipio ubicado en el centro del departamento de Boyacá, muy cerca de Tunja. Fue fundado en 1556 por Pedro Bravo de Rivera, más conocido como “el encomendero de Chivatá”; quien fuera amante de la venezolana Inés de Hinojosa y autor material del asesinato de su segundo esposo Jorge Voto. Fue condenado por este crimen y degollado en la Calle del Árbol en Tunja en 1571.

Este municipio tuvo gran importancia durante la época de la colonia, porque allí se manejaban las encomiendas de la región. Además fue paso obligado de Simón Bolívar y sus tropas hacia las batallas del Puente de Boyacá y el Pantano de Vargas.

Actualmente, junto con Oicatá, hace parte del anillo turístico de Las Hinojosas. Para llegar a Chivatá se debe tomar desde Tunja la carretera central del norte que conduce hacia Paipa y 9 kilómetros después desviar a mano derecha. Luego de un corto descenso comenzamos la medición de este puerto.

20 diciembre 2015

Altos de Potosí

Altimetría, texto y fotografías: Alexander Carreño

Una corta pero muy dura subida entre La Calera y Sopó
Presentamos este corto pero duro puerto de montaña ubicado entre los municipios de La Calera y Guasca, en Cundinamarca, sobre una vía privada que conduce a la Vereda Santa Isabel de Potosí. Tiene una longitud de 3.1 kilómetros y se ascienden 380 metros a un promedio de inclinación del 12.3%. La carretera se encuentra en buenas condiciones y está pavimentada hasta un condominio residencial que tiene el mismo nombre.

Podemos llegar a este puerto saliendo desde Bogotá, bien sea por la autopista norte o por Patios, eso depende del ciclista. En este caso preferimos la primera opción. Sobre la carretera central del norte desviamos a la derecha y pasamos el municipio de Sopó, luego en el cruce hacia Guasca nuevamente desviamos a la derecha y un kilómetro adelante del peaje de La Cabaña tomamos la carretera a la izquierda, por detrás del centro comercial Altos de Potosí, hasta encontrar a la izquierda la portería. Allí amablemente le pedimos al vigilante que nos permitiera subir, quien nos advirtió “que tuviéramos mucho cuidado”; ante lo que le preguntamos si había inseguridad en la zona. Pero él se refería a los vehículos: “es que muchos ciclistas se atraviesan y es peligroso” comentó.

03 octubre 2015

Team Colombia

*Ampliación del artículo del columnista Gustavo Duncan publicado en el diario El Tiempo el jueves 10 de septiembre de 2015.

El director del ente patrocinador y el dueño del Team Colombia
Mientras muchos corruptos se devanan los sesos para robar, hay gente a las que les entregan la plata en bandeja sin necesidad de hacer nada ilícito. Cada año Coldeportes gira alrededor de €3 millones al italiano Claudio Corti para que dirija el equipo ciclístico Team Colombia. Basta su nombre para descrestar a nuestros ingenuos directivos, porque luego de cuatro años sus resultados son más mediocres que modestos. En el 2015 es la única escuadra profesional que no ha logrado aún una sola victoria. Y ocupa la posición 14 entre los 20 de su categoría. La excusa que puede poner Corti para justificar tan pobre rendimiento es que no es suficiente presupuesto. Pero equipos con menos plata cosechan resultados mucho mejores que el T-Colombia. El Caja Rural de España, para dar solo un ejemplo, con un millón menos de presupuesto ha logrado sumar ya 16 victorias este año.

Un barco a la deriva
Cuando en 2012 se creó el equipo Team Colombia el objetivo principal inicial era que un equipo íntegramente colombiano regresara a las grandes carreras en Europa. En 4 años se han corrido dos Giros de Italia y una Vuelta a España, sin triunfos. Las mejores figuraciones son tres 2º puestos de Fabio Duarte (20ª etapa del Giro 2013 y etapas 15ª y 18ª del Giro 2014) y un 2º puesto de Rodolfo Torres (16ª etapa de la Vuelta 2015).